La sombra de Moreno, retratada por Virna Molina y Ernesto Ardito

Por Diego Hernán Sandro 
 M109
Salíamos del cine (Espacio INCAA-Monumental Electric, Lavalle 836) a la fría Buenos Aires de estos días otoñales. Esperábamos con Mariela, mi esposa, la llegada del 132 y la luna nos miraba entre sombras,  amparada en la oscuridad de la noche, como brotada de la pantalla que nos cobijó un instante antes, en la proyección.
Pensábamos en el recientemente estrenado filme Moreno, en nuestra historia argentina, en los símbolos de su vida y su muerte.
El doctor Mariano Moreno es uno de los personajes más ambiguos de nuestra historia. Héroe para algunos, demonio para otros. Su comprometida actividad en la gesta de mayo de 1810, sus trabajos en defensa de los mineros de Potosí, lo revisten con las características de prócer. Pero la certeza de su muerte por envenenamiento en 1811 le ha negado el destino de bronce. Hablamos de hechos que sucedieron hace ya 203 años; los historiadores no parecen ponerse de acuerdo. Y el resultado es el de una figura polémica.
En este sentido, el gran acierto de Virna Molina y Ernesto Ardito es haber elegido una estética ideal para presentar un personaje recubierto de dudas, del que se han intentado borrar rastros. El expresionismo gótico le sienta, como a ningún otro, ceñido al talle. Primeros planos de retratos, manuscritos, lúgubres sonidos de campanas, tonalidades grises, niebla, el mar rompiendo contra las piedras, y el predominio de las sombras.
La lectura de varias de las cartas de María Guadalupe Moreno, esposa del abogado, resultan prácticamente el hilo conductor del relato. De ella se deducen intrigas entre sus allegados y algunos aspectos de su vida familiar. De aquel muchacho retratado como un profundo religioso por el testimonio de su hermano al joven inquieto por las ideas revolucionarias de la Francia de 1889, en especial de Rousseau.
Los primeros planos de elementos de la época y una recorrida por las artísticas esculturas de las tumbas del cementerio de la Recoleta se suman al clima misterioso. Entre la atmósfera de niebla, los rostros, en los monumentos, parecen cobrar vida.
Aparecen los historiadores Norberto Galasso y Tulio Alperín Dhongui con posturas contrastantes respecto a la existencia del Plan Revolucionario de Operaciones de la Primera Junta (atribuido a Moreno y cuyo extravío y recuperación fue el hilo conductor de la reciente serie Las huellas del secretario de la TV pública).
En Moreno no faltan datos reveladores respecto a este tema: la correspondencia entre Carlotta y Fernando VII como prueba de la existencia del plan. El filme toma una postura clara y contundente. La lectura de varios pasajes del plan lo retratan.
Una visita a la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires permite analizar los elementos utilizados en el envenenamiento de Moreno.  Se le suministraron cuatro granos de antimonio tartarizado. Un grano son 5 centigramos, por lo tanto lo ingerido por Moreno equivalió a 0,20 gramos, o sea 20 centigramos… Para el exceso de envenenamiento son necesarios 0, 15 gramos lo que produce una intoxicación arsenical. El mismo método utilizado en la intoxicación y muerte de Napoleón Bonaparte.
La sombra es la protagonista del filme. Ella domina el repaso de hechos que se han tergiversado o que, sobre todo, no se han contado. La vida y la obra de Moreno son presentados como una denuncia en sí misma.

El 132 pasa por la misma Facultad que hace instantes vimos en la pantalla describiendo el químico mortal administrado en el barco. Me pregunto si, en el final, se disipan las dudas y miro alrededor. Creo que aún caminan entre nosotros y viajan en el colectivo. Ese es el mayor mérito de este excelente testimonio ofrecido por dos jóvenes documentalistas que realizan un trabajo serio, a la altura de la historia que se cuenta. Un trabajo que apunta a la sensibilidad del espectador, ese que aplaudió calurosamente al final de la proyección.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s