Virna Molina y Ernesto Ardito: “La verdadera historia de Moreno fue ocultada durante 200 años por la historia oficial”

Revista EscribiendoCine. Por Ximena Brennan

Moreno (2013) es el fantasmagórico y psicológico documental sobre Mariano Moreno que Virna Molina y Ernesto Ardito estrenan en medio de la celebración por los 203 años de la Revolución de Mayo. En una charla exclusiva con EscribiendoCine, los realizadores nos cuentan cómo vivieron el desafío de mostrar los sucesos que alguna vez fueron escondidos por la historia oficial.

¿Qué y por qué les interesó la historia de una figura como Mariano Moreno?
Porque la verdadera historia de Moreno fue ocultada durante 200 años por la historia oficial. En su obra, en sus documentos, en su crimen político, se encuentran las claves de un proyecto de país que se elaboró en 1810 pero fue traicionado. Mariano Morenolideró al sector más revolucionario. Bartolomé Mitre, el encargado de escribir nuestra historia y recuperar documentos, hizo destruir el Plan de Operaciones que escribióMoreno en donde estaba todo su proyecto de gobierno. Los conceptos de Moreno de autonomía económica, industrialización, igualdad de derechos y unidad latinoamericana, no iban de la mano con el modelo agro exportador. Es decir, política e historia siempre van de la mano. Cuando apareció una nueva copia del Plan, a fines del siglo XIX, como no la pudieron destruir porque ya había sido publicada, acusaron al documento de apócrifo de que Moreno no podía haber escrito eso. Hasta el día de hoy muchos historiadores, de los más importantes, dudan de su autenticidad. La película encuentra documentos que comprueban no sólo que Moreno escribió el plan, sino también de por qué su muerte se trató de un crimen de Estado. Y por otra parte trae al presente el debate sobre sus ideas.

¿Por qué optaron por recurrir a las dramatizaciones, el suspenso y lo fantasmagórico?
Los hechos que se narran en Moreno sucedieron principalmente en 1810, entonces no hay prácticamente archivos de ellos. Y ¿cómo se hace un documental histórico sin fotos, testimonios o filmaciones de archivo?. Por esto tuvimos que inventar una estética y un recurso narrativo propio de la película. Así tensionamos las fronteras entre documental y ficción en un film experimental, cargado de misterio, de fantasmas y de angustia existencial en el marco de un thriller histórico y político.

Luego de la investigación, cuando tuvimos que ponernos a filmar, sólo teníamos libros, es decir, historiadores que discutían en sus paginas, documentos reveladores, cartas, testimonios. La historia de Mariano Moreno estaba, lo que no estaba eran las imágenes; por lo que decidimos representar el universo psicológico que un historiador refracta al sumergirse en la investigación de hechos ocultos por la historia oficial. De este modo, la película se hizo principalmente entre planos detalle hechos con macros fotográficos, y desde estos elementos mínimos representamos el todo que diseña la misma imaginación e interpretación del espectador.

Decidimos ubicar al historiador en un espacio muy conocido por todos, y emblemático de la fundación de nuestra república, es decir, los alrededores de la Plaza de Mayo, pero desde un punto de vista totalmente diferente. En una dimensión atemporal, gótica y angustiante, el historiador habita las torres y cúpulas abandonadas del micro centro, entre los engranajes de grandes relojes, que son el leit motiv del film. Su rostro también es representado con macros que impiden identificarlo. Tan cerca está el espectador de él que termina ingresando a su ser y observando desde su mirada.

¿Cuál fue el mayor desafío y las dificultades de narrar y sacar a la luz sucesos escondidos o no contados?
Estamos seguros que el de Moreno fue un asesinato. Se hicieron investigaciones con el museo de la farmacia, con las fórmulas utilizadas en 1810; se analizaron documentaciones sobre el trayecto del barco que lo transportaba, su velocidad, el momento en que se normaliza su desplazamiento tras la muerte; muchos elementos que preferimos que se vean en el film.

Ustedes reflexionan acerca de un Moreno que pasa horas escribiendo, un hombre melancólico y atormentado más que de un político. ¿Se puede decir que hacen un relato más humano, de una parte de él que pocos conocíamos?
Si, precisamente hicimos una búsqueda de fuentes originales de la época, es decir, relatos de testigos de 1810 que pudieran describir ese ambiente político y a las personalidades en pugna desde lo más cotidiano. Así es que llegamos a Ignacio Nuñez, un morenista que escribió sus memorias muchos años después, antes de morir. El libro se llama Noticias Históricas y conseguimos una copia en un anticuario. Es una lástima que esos relatos no estén editados masivamente para que el público en general pueda comprender a los personajes desde lo humano, identificarse y entender que no fueron figuras de bronce, sino personas con conflictos tan terrenales como los nuestros. De ese modo la historia se viviría en forma activa, cercana y sería más útil también para el presente.

¿Cómo fue que decidieron encarar este proyecto juntos?
Nos conocimos en la escuela de cine y somos pareja desde esa época. Todos los proyectos los realizamos juntos. Desde Raymundo (2002), nuestra ópera prima, en adelante.

¿Cómo fue el proceso de realización?
Nosotros nos consideramos realizadores integrales, es decir, trabajamos la realización, la producción, pero también todos los roles técnicos. Esto lleva a internalizar la realización de una forma particular. Al mismo tiempo que uno piensa el encuadre, está midiendo la óptica que va a usar, el montaje de la imagen y el diseño de sonido. El proceso creativo es integral y lo desarrollamos por capas, no por división de roles. Es algo más parecido al sistema de un pintor que quizás al de un cineasta de la industria. De hecho la tarea para realizar Moreno fue tan solitaria que por las mismas condiciones de producción pasamos a estar delante de la cámara y no sólo detrás.

¿Qué proyectos a futuro tienen, tanto en conjunto como individualmente?
Estamos realizando un documental en forma de serie para canal Encuentro sobre la militancia adolescente en los años ’70 a partir de relatos e historias de vida de estudiantes del Colegio Nacional Buenos Aires que fueron desaparecidos, y uniendo a esta generación con los militantes de los colegios secundarios en la actualidad, en un cruce de subjetividades y búsqueda de la memoria.

Por otra parte estamos elaborando nuestra ópera prima de ficción, basada también en el mismo tema. Es una historia de amor adolescente en el marco de la militancia estudiantil en los años ‘70.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s